jueves, enero 02, 2020

Lxs poetas son en realidad profetas

No olvidar nunca que la poesía es profecía.

GRACIAS A LA VIDA

Eacuchando esta canción penso en los puestos, en como Violeta Parra pudo escribir desde sus extremos, "Gracias a la vida" y "Maldigo del alto cielo" dos piezas fundamentales de los afectos complejos.

En mi caso le doy gracias a la vida por todo. Sobre todo porque escribir 2020 me saca una sonrisa enorme. Gracias a la vida porque mis afectos más importantes y grandes siguen conmigo a pesar de las contradicciones, a pesar de todo. Siguen siendo mi corazón entero.

martes, diciembre 31, 2019

2020

Al filo de iniciar esta nueva década, te recuerdo. Ayer soñé contigo. Me dijiste que lo lograré, que a pesar del temblor podré caminar sobre el mar y llegar al otro lado. Gracias por venir a mi sueño. Siempre te extraño pero verte y sentirte cerca es saber que nunca te has ido. Gracias por sostenerme en el miedo y sostenerme en la angustia del sueño. Gracias.. Te amo siempre.

sábado, diciembre 28, 2019

Todavía el mar

Latitud 32 grados norte. En filo del mundo observo este mar infinito, cosmos, este mar que me acompaña desde aquella tarde del 89 cuando estuvo a punto de tragarme. Vuelvo a él y me da paz. Vuelvo a él con deseo de llanto y me da escritura y respiración. Me recuerda la maravilla de mis piernas que me llevan de un lado a otro. Bendigo al aire, al agua, a mi respiración, al movimiento de mis manos y mis piernas. Bendigo y agradezco la presteza de mis laboriosas manos sobre el teclado.

Todavía, el mar, es mi casa.

sábado, diciembre 21, 2019

Solsticio de invierno

Abro los ojos y me encuentro con la luz que traspasa la bruma. Una especie de gris resplandeciente que deja saber que detrás hay un dorado intenso. Una luz hermosísima que me dice que todo se abre, que los ojos son las puertas de ese dios luminosos que nos acompaña a través del aire. La tierra y sus cambios son la divinidad que nos acompaña y nos abraza. El solsticio como comunicación de todo lo vivo.
Hermosa sensación de saber que todo se mueve. El invierno creativo. El invierno feliz.

Un pie frío y otro caliente

Desde pequeña me encuentro al extremo de mí misma. Muchas veces he pensado que no hago más cosas porque no logro ponerme de acuerdo conmigo misma. Soy un auto a toda marcha que quisiera al mismo tiempo deslizarse lentamente. Mi deseo es tocar ambas partes de las cosas. Mi deseo es desear todo en uno.

Sin embargo, con los años, la hoguera que unifica mis deseos se encausa. Ahora respiro más y acepto una posibilidad en lugar de pelear siempre por tocarlo todo.
Quizá de eso se trate acumular años sobre el cuerpo.
Quizá se trate también de seguir sonriendo por cosas pequeña como el hecho de que entre una luz gris intenso por la ventana y me diga que hoy es el soltsicio de invierno, de mis 39 inviernos sobre la tierra. Sonreír a solas, Esa forma de felicidad chiquita y secreta,

sábado, diciembre 14, 2019

No volver sino algo distinto

nos Enseñan a tener miedo de nuestros propios territorios y de nuestras potencias.

viernes, octubre 18, 2019

Jetleg

Me levanto muy temprano. Los días que siguen a cruzar el Atlántico son siempre una forma de extravío. Un cuerpo que llega y un espíritu que está aún viajando e impregnadose de nubes, o quizá al revés. Lo cierto es que despierto temprano y tengo el cuerpo contradictorio con sueño y con hambre y con energía y al mismo tiempo lo inverso. veo imágenes de insurrecciones, represión y violencia en todas partes. veo la imagen de una madre ahogada abrazando a su hije, el abrazo de la madre que te protege aunque esta vez no ha podido detener el naufragio, Lampedusa. AÚN ASÍ, EL ABRAZO, MORIR ABRAZADA, ABRAZADA DE TU MADRE.

Esa imagen me rompe, no puedo parar las lágrimas mientras escribo estás letras.

lunes, octubre 07, 2019

la emoción de pensar

Cierro el libro "El algoritmo del amor. Un viaje por las entrañas de Tinder." que es una crónica que pendula entre el diario-capítulo de serie de una treinteañera heterosexual que se debate entre el deseo de ser deseada y el mundo del feminismo. Un libro ligero e interesante, sobre todo por la bibliografía y las referencias que me servirán para mi investigación actual. Estoy contenta, leo el libro entre dos trayectos de avión. Leo el libro en el aire, al principio me resisto a escribirle notas (como hago con todos los libros que pasan por mis manos) al principio solo le clavo las uñas en algunas partes para subrayarlo de manera invisible, o le doblo alunas esquinas. en los últimos capítulos ya el libro tiene más marginalia que texto.

Leo el libro y siento ese placer eléctrico que me produce pensar. Me engancha la lectura, me gusta leer como acto de inmersión y de juego, me gusta leer y escribir, creo que esa e mi adicción más persistente, desde pequeña, leer y escribir me explota la cabeza y me da mucho placer. Río como se ríe cuando estás bajo la lluvia en un día de verano.

Observo, bajo el libro y observo el mundo, la gente en el avión. La gente en los cafés, la gente en Barcelona, la gente en Granada. Hay algo muy eléctrico en guardar silencio y estar leyendo, tener un hervidero en la sinápsis.

Hoy es lunes y termino las ultimas páginas, empiezo otro libro, e de Marta Sanz "Monstruas y centauras" . Desayuno sola en un bar de "toda la vida" y me siento feliz y me siento alegre y me siento como que mi cabeza se expande y todo lo que he pensado durante los últimos años sobre psicopolítica va a avanzando, siento que voy por el camino que quiero trazar.

De nuevo me siento auto-validada. Sonrío porque no regrese a este estado sola, me siento así después de haberme encontrado en Barcelona con muchos de mis queridísimxs y admiradísimxs amigxs, que están por todo el mundo pero que encontré el sábado en Barna y mi alegría política y de manada ha regresado. Sé que vamos por el camino necesario. Somos muchxs y estamos haciendo un cambio política afectivo.

Estoy exultante y feliz.