martes, enero 23, 2018

Tu nombre

Estaba en un mundo, mío, donde todos los nombres del deseo eran equivalentes al tuyo.

Entre todos los nombres, "detrás de todos los nombres está tu nombre"(Zurita) y resplandeces.

Me voy y vuelvo...

REQUIEM POR NICANOR PARRA.

sábado, diciembre 30, 2017

Tranquilidad

No pensé que la palabra tranquilidad fuera un espejito que ilumina el rostro. No pensé nunca en la felicidad que da la paz mental y el descanso. Tampoco pensé en que algún día mi objetivo no sería el frenesí. Pero hoy en esta víspera de año nuevo, en este cierre de ciclo, agradezco todos los dones otorgados, agradezco el amor, la amistad, mi familia y las cosas sencillas que me han sacado a flote durante este 2017 de transiciones y cambios.

Gracias a todo los sucedido.

viernes, diciembre 22, 2017

Solsticio de invierno 2017



Me, I, Myself, winter 2017

El sol sobre la cara

Despertar con la intensidad de la luz sobre el rostro.
El bronceado radical de invierno. 
Mi resistencia ponerle cortinas a mi vida.

Lo hermosamente cotidiano:
Dormir profundamente abrazada a un animal no humano que me enseña de la paciencia, el cariño y la compañía, aprender a descifrar lenguas no humanas, detecar la inflexión en el ladrido y el maullido y descubrir mensajes.

Despertar escuchándote en la distancia,
hay algo reconfortante y certero en amanecer con tu sonrisa.

Levantarme,
hacer café.

Tener la casa sin ruido, toda entera y fría
 a punto de encenderse como una bombilla,
iniciar con el trastabillar del desayuno.

Sonreí mucho mientras hago las cosas a mi ritmo
y veo una mesa-escritorio llena de libros que me espera.

La alegría sencilla de este invierno que me ayuda a no desesperar ni a perderme en la prisa.

martes, diciembre 19, 2017

Va cayendo la tarde

Algo enorme desciende,
recuerdo la duda radical de Hume.

Algo desciende y la luz se va escondiendo,
estoy sola en casa,
estoy sola y en paz.

Pensándo(te).

Las palabras y las cosas

Tengo esta taza de té negro entre mis manos y siento la caricia del calor  entre mis palmas.
Así siento el amor, así agradezco el amor.

Hay algo enorme que no puede enunciarse, es como decir que vibrar toda y sentirse infinita,
en un acto de sinestesia permanente puede traducir en una cajita chica de 4 letras.

En un verbo letal que puede conjugarse de maneras infinitas, hermosas, justas y perversas.
Decir que esto enorme no es eso que las palabras dicen, quizá un breve tinte, un pequeñ, pero definitivamente no, el temblor  enorme y muchas veces contradictorio, no puede traducirse.

No hay palabras para describir justamente la energía de las venas y la dilatación húmeda,
ni la garganta asfixiada de deseo con tu lengua.

No hay palabra solo esta certeza, este pensar que contra todo pronóstico y toda lógica, yo a ti, yo a ti, a ti, a ti... te voy a querer siempre.

Against all logic

Yo a ti te voy a querer siempre.

sábado, diciembre 16, 2017

El frío y las ganas

Vuelven las ganas de escribir.

Observo la ventana y la neblina que mece una palmera airosa,

una palmera que en su vaíven al lado de mi ventana
me hace pensar en lo vivo,
una palmera que debería estar furiosa,
pero que vive y sobrevive en mis retinas.

Me pongo de pie,
observo el gran ventanal en dirección opuesta
veo el mar, gris, fundido con la niebla
y no veo, pero intuyo, sus incesante oleaje
y veo el horizonte gris y vuelven las ganas.

Vuelven las ganas de escribir,
otra forma de decir,
vuelven las ganas de estar viva.

Siento como si mi lengua cercenada
fuera una salamandra que vuelve a crecer,

siento que las manos ya no son sólo fantasmagorías
académicas exahustas,

mis manos se mueven con ganas,
con los mismos brios sobre estas teclas
que cuando están adentro de una mujer.

El malestar está desapareciendo con la niebla.


La potencia del frío

Llegué a Princeton y me recició el frío y su sorpresa. Había olvidado la potencia energética del frío, sus besos helados sobre la cara. Las ganas de saltar y correo para que el cuerpo sobreviva. Hay algo iluminar y activo en la punzada de sentir el viento helado recorriéndonos. Todo ese blanco como una epifanía sin alfabeto cubriendo los arboles, las calles y la ropa. Toda esa nieve diciendo que hay una alegría inusitada en el aire gélido que despeina y desempaña la cabeza.

domingo, octubre 15, 2017

La explicación

"Amar el cuerpo de una mujer desbarata cualquier explicación"

Angèlica Lidell, perro muerto en tintorería

Felicidad inusitada

Volver a escuchar y corear las letras que hace 20 años me llenaba de regocijo y de congoja. Las letras con las que me curaba la tristeza porque eran tan tristes o raras o incitadoras que me hacia rebalsar y sacarlo todo. 20 años después coreando a todo pulmón las letras de mi adolescencia, sintiendo una nostalgia alegre mientras el corazón se acomoda porque, a pesar de las tormentas en los ojos, sentir tu mano con las mismas trayectorias me reconforta y me hace confiar.

Hasta Morir - Caifanes

martes, octubre 10, 2017

Isla

He visto unas nubes que hacían el trabajo de esconder una isla. 

Embotar

Ya no me importa escribir textos difíciles e inútiles, ya no me preocupa (quizá nunca lo hizo) que la escritura sea una terapia. Ya no me juzgo por escribir textos malos, porque hora lo que necesito es recuperarme del silencio, del robo de lengua, del extravío de mis manos. Ya no me importa que mis textos no sea brillantes e iluminadores, porque ahora necesito volver al lenguaje, como alguien que se fue a la luna y desaprendió el peso de la gravedad, como alguien que despertó algún día en otra cuidad y en otro idioma y mientras dormía soñó una lengua suya en la que sí sabía hablar.

Sismo

Han paso algunas semanas desde el sismo del 19S2017 en CDMX, he transitado la ciudad en dos ocasiones desde entonces, al principio estaba paralizada y, por supuesto peses al fácil alegoría, cimbrada. Al principio solo las ganas de ayudar y toda la rabia ante la corrupción y la omisión de los gobernantes. No tengo conclusiones nuevas ante el temblor, sólo que, una vez más, se ha demostrado que ni la urgencia y ni en la catástrofe necesitamos al Estado.

Los días se me han ido de manera extraña, una especie de embotamiento donde todo se relativiza y aunque he cumplido con mis compromisos, creo que mi cuerpo lo {único que ha necesitado es volver a los afectos, al amor de mis amigxs, al saber que están bien aquellxs que me importan, tras constatarlo, tirarme un poco a navegar por la ciudad como si el cuerpo no estuviera conectado en el espíritu.

Luego, el regreso, el amoroso regreso, sentir que apesar de todo están tus brazos y tu ojos enigmáticos recibiendome.