domingo, octubre 15, 2017

La explicación

"Amar el cuerpo de una mujer desbarata cualquier explicación"

Angèlica Lidell, perro muerto en tintorería

Felicidad inusitada

Volver a escuchar y corear las letras que hace 20 años me llenaba de regocijo y de congoja. Las letras con las que me curaba la tristeza porque eran tan tristes o raras o incitadoras que me hacia rebalsar y sacarlo todo. 20 años después coreando a todo pulmón las letras de mi adolescencia, sintiendo una nostalgia alegre mientras el corazón se acomoda porque, a pesar de las tormentas en los ojos, sentir tu mano con las mismas trayectorias me reconforta y me hace confiar.

Hasta Morir - Caifanes

martes, octubre 10, 2017

Isla

He visto unas nubes que hacían el trabajo de esconder una isla. 

Embotar

Ya no me importa escribir textos difíciles e inútiles, ya no me preocupa (quizá nunca lo hizo) que la escritura sea una terapia. Ya no me juzgo por escribir textos malos, porque hora lo que necesito es recuperarme del silencio, del robo de lengua, del extravío de mis manos. Ya no me importa que mis textos no sea brillantes e iluminadores, porque ahora necesito volver al lenguaje, como alguien que se fue a la luna y desaprendió el peso de la gravedad, como alguien que despertó algún día en otra cuidad y en otro idioma y mientras dormía soñó una lengua suya en la que sí sabía hablar.

Sismo

Han paso algunas semanas desde el sismo del 19S2017 en CDMX, he transitado la ciudad en dos ocasiones desde entonces, al principio estaba paralizada y, por supuesto peses al fácil alegoría, cimbrada. Al principio solo las ganas de ayudar y toda la rabia ante la corrupción y la omisión de los gobernantes. No tengo conclusiones nuevas ante el temblor, sólo que, una vez más, se ha demostrado que ni la urgencia y ni en la catástrofe necesitamos al Estado.

Los días se me han ido de manera extraña, una especie de embotamiento donde todo se relativiza y aunque he cumplido con mis compromisos, creo que mi cuerpo lo {único que ha necesitado es volver a los afectos, al amor de mis amigxs, al saber que están bien aquellxs que me importan, tras constatarlo, tirarme un poco a navegar por la ciudad como si el cuerpo no estuviera conectado en el espíritu.

Luego, el regreso, el amoroso regreso, sentir que apesar de todo están tus brazos y tu ojos enigmáticos recibiendome.

sábado, septiembre 23, 2017


¿Por qué hoy parece que lo que siento es como ir desnuda sobre un risco?

necesidad

Esta extraña e incesante necesidad de cercanía,
mi deseo todo, mis médulas y mi risa (desaparecida)

No entiendo, no sé, no puedo definirlo, ni hablarlo, siento que de nuevo para estar debo silencio, no quiero estar herida y en silencio, no quiero volver a ser un gato sin uñas, una estúpida ofrenda de indefensión como destino.
No quiero tragarme las lágrimas, ni escuchar tu voz diciéndome que también tendré que tragarme las palabras.

Lost in translation

Los dedos mudos sobre las teclas.
Ser un cuerpo, una persona extraña para mí misma, no saber.

No lograr, una vez más compaginar los mundos entre el deber ser y sentir.

lunes, septiembre 18, 2017

El amor hecho de células epiteliales y temblor. 

El amor hecho sin palabras desde el fondo de tu eléctrica mirada.

Mi estremecimiento. 

Elidir

Toda esta congoja, esté mal estar, la forma estúpida y repetitiva de la caída y la recaída.
Re-caer, volver a caminar en círculos. No saber como patear el tablero de la obstinación. No saber cómo maniobrar y salir feliz, venturosa y con capacidad de decir sin lastimar.

Aún así, no puedo dejar de mirarte, de correr mi ojos sobre ti y decir que TE AMO y que no podría imaginarme mi mundo sin ti.

Ven, acércate, baila conmigo




lunes, septiembre 04, 2017

El sur de mi vida

Quiero amanecer, una y otra vez, en ea coordena largamente perdida, a esa coordenada cuya materialidad es tu cuerpo.

Te amo, sur de mi vida.

lunes, agosto 28, 2017

Oración

 Que el amor no sea un destino manifiesto que nos arroja dentro de la ruleta de la incertidumbre.

Desde la voz que no sabe decir

Sé que no arregla nada pero quiero decirte que en mi cabeza existe un sitio terrible que se llama: "la casa del No", un lugar por el cual no puedo transitar sin salir herida. Quiero contarte eso, no como una excusa, ni como una forma de pedirte que me entiendas, sólo para que sepas que aunque no las pusiste allí, hay minas que explotan cuando camino por lugares interiores. Hay disparadores, muchas cosas: pequeños alfileres bajo las uñas, cuchillas de filigrana sobre los labios.