sábado, mayo 17, 2003


Vine a decirte que no pienso librar una batalla mas contigo...
Sé que has matado hombres y deztrozado lugares. No me importa, mejor aun, no me intimida.
Acuerdate que sé el secreto: Dos medusas pueden verse a los ojos sin petrificarse.

Nuestros ojos se cruzan y repito:

No pienso librar una batalla mas contigo.
Disparame por la espalda. Si te atreves.

Me voy...