viernes, junio 20, 2003


3:33 am Hoy

Mis ojos no se mueven, permanecen en amplia visión, observando la noche, tan lúgubre, obscura, recóndita, misteriosa y sobretodo pánica. Esta noche las almas, los demonios y la maldad de las cosas se dejan ver, se guiñan el ojo entre ellas. Tengo miedo, estoy en un entorno que nadie percibe, al que me he ocultado durante años, tengo miedo a ver demasiado. El aire arrastra un pánico frío, una sensación intraducible sólo palpable con la piel, que se le escapa incluso al ojo, pero el olfato y el oído se agudizan, lo negado se hace presente. El lado B del mundo florece esta noche.

No hay comentarios: