jueves, junio 19, 2003


Las letras me dan un tiro en la frente,
me explotan las sienes.

Me exigen que meta el corazón a la boca,
que lo masque, lo escupa,
que deje de llorar.

Me dicen que renuncie a la pluma y la cambie por un cuchillo,
que no quieren lagrimas, sino cuellos a sus pies -de pagina-.


No hay comentarios: