viernes, agosto 22, 2003

Hasta cuando no hay nada que perder, encuentro.

No hay comentarios: