domingo, agosto 24, 2003

Me encantan las flores que crecen en los acantilados terribles, en los despeñaderos abismales. Al igual que Huang Tse, si el mundo dependiera de unos de mis cabellos, no lo daria.