sábado, agosto 09, 2003

Occidente no lo entiende, su destino siempre estuvo escrito: Dixta moi kradin memone /mi corazon vacila entre dos deseos (Hom. 11,16, 435)

No hay comentarios: