viernes, septiembre 19, 2003

Te hago el amor para que resplandezcas, para que te abras como puerta y logres entrar a ti misma. Un acto de redención siempre es placer.

No hay comentarios: