lunes, enero 19, 2004

Fausto pensando en el problema de la cifra del mundo, mientras mira sangrar su ombligo.

Nuestro conocimiento del mundo no ha logrado pasar de los tres primeros numeros cardinales. Sólo algunos iluminados (ataraxia) saben que en la proemra docena se suscribe el cosmos.

Fausto, ya no lo dice, pero en su cabeza el Infinito y el Otro se refugian en los numeros negativos.

No hay comentarios: