viernes, enero 30, 2004

Miss Violence le da la espalda al horizonte, sigue caminando a lo profundo. Mariko, no ha cerrado los ojos en varios días, la sed de occidente no la suelta. La mujer que algún día fueron las parte por dentro.

Ninguna esta en los sueños de la otra.

No hay comentarios: