domingo, enero 18, 2004

No sabe que hacer con la unidad, con la plétora del ser armónico. Decide pararse en un filo, sin desesperación, pero esperando, acechando el delirio, sin la energía suficiente para impedir la demencia. Y aguarda, esperando sabotearse.

No hay comentarios: