viernes, enero 16, 2004

Sólo la furia, que sabe a muerte, a sangre, a puñetazos repetitivos en el estómago...

a eso que se siente cuando te peleas con el espejo.

No hay comentarios: