viernes, febrero 13, 2004

Hay un murmullo que le cierra los ojos a Miss Violence, esta vez el placer no esta en enterrarse alfileres entre la carne y la uña, esta vez el placer viene del aire y de algo indescriptiblemente más filoso: El lenguaje.

No hay comentarios: