sábado, febrero 07, 2004

HUBO, TAMBIEN, UN MAR (que sin brújula supimos se ubicaba al Norte) UN SILENCIO INTERMINABLE Y UN CAOS.