lunes, febrero 23, 2004

Piensa en el sabotaje. En la milimétrica precisión de una maquina (pistola semiautomática). En el incrustar de las balas. En la Palabra (leche que tanto odia Yokohama). En el agua cayendo a raudales, golpeando. En la lluvia azotando los cuerpos. Decide no detenerse más. Ceder a la Ira y tenderse en medio de río que se a formado con tanta furia.

No hay comentarios: