miércoles, junio 16, 2004

Mariko en la lengua de su padre encuentra el indicio. Su asesina se llama Rikke. Ahora lo sabe. Abre la boca y pronuncia: Diebole. Nunca le ha temido a las distancias. Un cosquilleo le invade la entrepierna. La leche empieza a llover.

La leche empieza a llover.
la leche empieza a
llover

No hay comentarios: