viernes, octubre 15, 2004

El nombre, que no es siquiera una palabra, encierra las huellas pre-decibles del sintagma