viernes, diciembre 17, 2004

No somos maquinas de recuerdos, por eso desaparecemos.

No hay comentarios: