sábado, febrero 07, 2004

“Entrad también aquí hay dioses” recordó a Heraclito y abrió la puerta. Miss Violence se interna en ella. Se transforma en agujas y venas. En sopor y euforia al mismo tiempo.
yo siempre reivindico la lucha
A veces hay dias, a veces hay seres y otras solo hay sensación, vertiginosa e inefable de que algo le ocurre al cosmos, a traves de nosotros.

No pueden ser mas que DESCARGAS ELECTRICAS BAJANDO POR LA GARGANTA DESTROZADA DE TANTO GRITAR. evocar invocar.

La palabras dicen:
CREO QUE NUNCA DEBIMOS SALIR DE ALLI
EN ESTE MOMENTO CADA UNA DE LAS PALABRAS

ME PARECEN PRECIOSAS

CLARIVIDENTES,

ME PRODUCEN UN ESCOZOR EN LA LENGUA

CADA UNA SE VISLUMBRA

COMO UNA TENTADORA HERIDA

UNA PUERTA AL CAOS HERACLITIANO
HUBO, TAMBIEN, UN MAR (que sin brújula supimos se ubicaba al Norte) UN SILENCIO INTERMINABLE Y UN CAOS.
hubo un miedo, un temblor, luego una carcajada compartida, un abrazo eterno y un certeza

El deseo puede más que el miedo, no cierro los ojos.
No dar vuelta atrás, subir al carro, no dudar ni una sola vez, dejárselo todo a las certezas.
{...}sola noche sin fin dormir nos toca.
Pero dame mil besos, luego ciento,
Después mil otra vez, de nuevo ciento,
Luego otros mil aun y luego ciento...


Catulo. Valerii catulli carmina.

Aceptado desde el principio. Jugar a un destino.
EL REGRESO DE ESTA MUJER, SOLO ES PARA RECORDARME QUE ESTOY COMPLETA, QUE NADA ME FALTARA NUNCA, DESDE SIEMPRE Y EN TODAS PARTES.

viernes, febrero 06, 2004

OTRA VEZ EL JUEVES FAUSTO.
HOY NO ESTOY ROTA. ESTOY VIVA.
El futuro nunca fue tan cierto.
No acaba. No acabara, esa es la unica certeza. Nos llevaremos en todas las que seremos algun dia.
Este temblor. Otra vez me abre al infinito. De mi cuerpo salen constelaciones, galaxias enteras.
Otra vez los labios, las lenguas, el aliento y (no) el final. La muerte se esconde. Detrás de cada beso. Sofocar.
LO MEJOR ES DESCUBRIR QUE LAS COSAS NUNCA SE FUERON.
OTRA VEZ EL 11
NO TE RINDAS NUNCA PORQUE DE SER ASI TENDRE QUE INCUMPLIR UNA PROMESA.
TODO PASO Y SE VISLUMBRA EL INFINITO. AMBAS ESTAMOS ALLI.
Dejare de temblar cuando tu ceses de respirar.

miércoles, febrero 04, 2004

O ¿algo tiene que parar?


Creeme, algo tiene que pasar.

martes, febrero 03, 2004

El problema siempre son los regresos.

Los regresos...
No mas resistencia. Bienvenido todo, hasta lo inevitable.

Miss Violence abre los brazos esperando que las flechas la atraviesen.

Asi lo hacen, llegan y se incertan abriendo rios en su cuerpo.


Sólo hay una pregunta que no haré.
Sigo creyendo en el destino, desde que te conocí, y sigo luchando en su contra.
Lo único que yo quiero hoy es que me dejes escarbar en tu lengua. Leerte las venas que te irrigan cada uno de los músculos. Besarte los senos. Lamerte los ojos abiertos.


lunes, febrero 02, 2004

5:45 PM
HOY. EL DIA ES HOY.
La amo y otra vez, tengo un miedo obscuro que se llama duda e incertidumbre.

LO UNICO SEGURO ES QUE HAY UNA FECHA FIJADA Y UNA HORA QUE LO DECIDIRÁ TODO
todo de un solo golpe

parece tragedia
me estremezco y tengo este deseo de muerte, de aventarme, de correr con ella. Dejar que otra vez el Arsenico se filtre por mis venas.
tengo vértigo
Yo entiendo entonces que esto es una prueba
Supe que estaba sola en un momento difícil. Como tenia que estar.
Algo se esta deshaciendo, algo va a pasar, de hecho ya esta aquí, encima de mi y no logro descifrarlo.
Ella no puede más ni yo tampoco. No puedo quererme más. Siempre la quiero al tope. Con un nudo en la GARGANTA.
Lo único cierto es que Ella, Arsénico volvió.
Miss Violence lo supo cuando su cabello escurrió sangre al ser tocado por el agua.
Todo es energia frenetica, lo veo todo moverse a velocidades prodigiosas, apabullantes.
No estuvo ayer, por eso no puede descifrar hoy el movimiento del cosmos.
Solo actuar, actuar, actuar....
La pregunta fundamental (el por qué) en esta historia no será contestada.
Cuando sale del oceno en llamas, Miss Violence se detiene a guardar llaves en la plantas de sus pies. Las entierra en la carne. Las llaves viajan lento, profundo, para recordarle (a cada paso) que hay puertas en el mundo que no quiere abrir. Todavía.

Occidente y Oriente danzan, se entrelazan y separan en solitarios ritos.


Una pira funeraria. Miss Violence entra en ella. El océano se transforma en una hoguera. Miss Violence entra y sale de ella. No ilesa.


Mariko Yohohama, de pie en el centro de las tres dimensiones, vestida de blanco, se besa con una serpiente, mete su lengua en la bifida lengua de ésta. La besa tan fatalmente que la revienta de un grito. Inicia el espasmo. La piel, la carne, cayendo del traje blanco. Contorsión. Mariko grita y en el grito se le sale el cuerpo, la traquea, la osamenta entera. Mariko regurgita. Mariko se vuelve una redundancia, Mariko vomita a Mariko y en ese acto se vuelve Mariko. Terminan la contorsión y el grito. Todo lo demás, que se aproxima, es silencio.
La pregunta cruza el aire, traspasa como flecha. Llega completa y certera. Por ella, algo tiene que quebrase. Preguntan por el hambre, Miss Violence no responde, una imagen la atraviesa. Para describirla no existe más precisión que ésta: allí, el movimiento feroz, donde se observan dientes triturando dientes, reventando hasta mostrar encías, siguiendo hasta demoler mandíbulas. No soltar. Seguir arrastrando victimas. La lengua de Miss Violence empieza a libar.

Sale de allí redundando violencia. Necesita otra presa

Lo primero que Miss Violence espera es consumirse, consumarse, terminar.

Lo otro que espera es que algo falle.
Creo que todo es cierto, aun as? lo ?nico tras lo que voy es escuchar el sonido de tu andar cuando te alejas. Cuando me huyes.
Miss Violence lo único que espera es consumirse, consumarse, terminar.


Miss Violence recuerda, como cuando se recuerda en la mente del otro, palabras que algun dia pasaron por su cabeza y nunca quiso pronunciar. Las terribles palabras y su poder resonando como ecos.

Libranos de las cárceles (internas) y de los demonios

Que sus ojos no me vean

que sus pies no me alcancen

que sus manos no me agarren

que sus armas se desvien

que el MAL no me persiga


Miss Violence, reconoce que nunca quiso eso.








MARCAME