viernes, junio 11, 2004

Otra tambien se llamo Nadie
Otra es todas las mujeres de (esta) la Historia.


Otra se llama Otra se llama Otra se llama Otra se llama Otra se llama Otra se llama Otra se llama
Otra se arranca la cara

mientras


El tiempo se lava en algun punto del Espacio

lunes, junio 07, 2004

Nada que no quedará atrás.
El silencio nos alcanza, no a la inversa, nosotros no decidimos el silencio, ni accedemos a él. Es una especie de fingimiento pensarlo así.
El dolor es ese, la certeza. No me equivoco. No hoy. No en esta ecuación.

No fallo en esas cosas fundamentales. y ese es el problema

Fausto ha decidido abrir los ojos y proyectar la cifra. Sabe que no hay revés
Los ojos de Nadie se llenan de todo esto:

Rifles en tinas llenas de agua,
una mujer decapitada,
el color blanco inundándolo todo,
Otra arrancándose el rostro,
cifras infinitas no escritas.

Babilonia, Egipto:
Una mujer corriendo del tiempo.

Leche lloviendo de las piernas de Mariko.


Todo esto sucediedose simultaeamente y de improviso.
¿Qué nos hizo humanos? (pregunta Nadie)

Responde la Francotiradora:

No hay misterio en ello.


Luego, aproximándose a lo inaudible, susurra:

No necesitas moverte. El movimiento te habita.

Fausto esta a punto de abrir los ojos. La cifra que saldrá por ellos es la fecha de la ultima Batalla.
Debemos orillarnos a lo Ultimo. Eso piensa Miss Violence mientras roza lentamente la Desert Eagle 45.
Las ideas no son propiedad
(No poseemos, nada puede tenerse)

Me revuelco en la cama del lenguaje
(Texto eterno: Compilación de citas)

Entiendo al vencedor como un futuro vencido
Sé con certeza que la cultura humorística (nosotros-ellos) es el olvido.

Construyo (estas) letras iguales a todas,
A la Otras y las que se aproximan.
Dejar los nombres
Que emerja Nadie.
Esta ciudad es de cielos apocalípticos. Esta ciudad le recuerda a Miss Violence los atardeceres frente al Nilo. Esta ciudad no tiene nombre o (ella) lo ignora. La voz de Mariko dice: Esto es Tokio.


Mariko se equivoca.


Aquí no es Tokio. Aquí es Aquí. Aquí no es ningún lado. Aquí es el texto. Aquí es.