viernes, agosto 20, 2004

Cada uno de los ligamentos del cuerpo, donde Miss Violence se reconoce, se rompen, ceden ante las letras de La escritora.

Desde entonces, por obra de la memoria, Miss Violence volvió a saber que el mundo sigue atroz, como entonces la sabia hace siglos.El mundo era atroz. Maravilloso.