lunes, enero 03, 2005

Hoy el silencio me parece vulgar, me parece un rasgo indeseable, de apocamiento, de muerte. No desearé nunca más el silencio, ni una sola vez, volveré a desplegarme en todo este ruido que soy, en toda esta carcajada. Seguiré en las letras y en el habla, que es lo mismo que decir que seguiré sin salida. Lo haré, estoy segura, estoy segura de ello lo sé tanto que a ello le apuesto mi vida.