miércoles, noviembre 23, 2005

No somos iguales a nuestra sombra, en ese sentido. Sin más.