lunes, febrero 13, 2006

El volver a encontrarse. La idea del doppelganger que nos atravieza no es mas que ir tomandose fotos mentales y olvidandolas continuamente, hasta que nos vemos un buen dia al espejo y pensamos que eso, lo que de frente nos mira, se parece muchisimo a nosotros.

Yo hoy soy la de hace años. Soy, para ser exactos, la Sayak del año 2000. Soy la del pelo que es ramas ardiendo. Soy mi propio doppelganger en todas sus conjugaciones espacio-temporales.
Con el pelo indescriptiblemente arboreo y sin saber qué escribir, escribo que estoy en la dimensión cuarenta (pero es mentira sólo estoy en la latitud 40 y algo, lo que sí es verdad es el indescrptible pelo arboreo)