martes, junio 27, 2006

Desexualizar la infancia.

Ultimamente me he puesto a pensar sobre la sexualidad de los infantes, y no sé si debido a la recurrente de los hechos en torno a la pedofilia, que se han sucitado en distintas partes del mundo, pero sobre todo en mi entorno inmediato, España y México, el sucesivo desmantelamiento de bandas de pederastas en España durante los 2 últimos años y el indignante caso de los pedofilos "autorizados"y apadrinados por la corrupción del gobierno de México, sin dejar de lado la ultima, pedofila y alabada novela de García Marquez o la genial pelicula Hard Candy, quien nos muestra una lolita a extremis, que es capaz de mantener al público masculino con las manos entre laspiernas pero no en actitud lasciva sino defensiva y aterrorizada. Todo esto me lleva a preguntarme sobre los procesos que de tan inversos llegan a tocarse en los extremos.

Me explico, haciendo una revision historica encontramos que la idea de desexualizar la infancia fue muy difundida a finales del siglo XVIII y muy practicada durante todo el XIX, los horrores de vigilancia y tortura a los que se sometia a los infantes podrian ser en todo caso equiparables a las vejaciones de las que son objeto en la actualidad por los pederastas. Ahora bien, si en el primer caso la prohibicion era la norma y en el segundo caso el romper el tabu es leit motiv, entonces, aunque con "fines" distintos el resultado es el mismo: el abuso total y sistematico de los menores. Lo cual me resulta, especialmente llamativo, ya que en el primer caso, el abusos se justificaba por el bien de la familia, pero esto realmente no era otra cosa que la infiltración paulatina y definitiva de los sistemas de control a traves del representante de la " ciencia" el medico, el psisquiatra, etc, quien fungia de preceptor en la ardua lucha contra el infante masturbador.

(Aqui habia otra cosa pero se me ha borrado el post, tratare de volver reescribirlo)

Ambos casos, tanto la pederastia como la desexualixacion dos consecuencias de un sistema patrical y capitalista donde se presume por un lado, la salvaguardia del infante y por el otro se promociona el¨"tabu" como mercancia absoluta, como lo deseable en un sociedad donde el individuo basa toda su valia en su poder adquisitivo.

Llama mi atención que el fenomeno del abuso indiscriminado cause tanto revuelo,auque sé de antemano la respuesta, ya que a nadie le importa que l@s niñ@s sean maltrados y esclavizados en trabajos pauperrimos, sin embargo, cuando entra e juego el tema de la sexualidad, que es el tema favorito y negado de occidente, quien es una cultura sexocentrada donde paradogicamente hay mucha sexualidad y muy poco sexo. Es cuando se habla de sexo, y sólo entonces cuando la sociedades se indignan. Con esto no estoy restando importancia al grave problema que representa la pederastia en nuestra sociedad, sino poniendo en dimension qué se considera abusos en nuestra sociedad y que no.

Otra cosa que llama mi atención es el hecho de que sólo ciertas cosas se consideren pedofilia, por ejemplo, en un sociedad mayoritariamente religiosa como lo es la sociedad mexicana, nadie se indigne ante el hecho de que un hombre de 40, 50, 60 años se case (compre) con una niña de once, doce, trece, quice años, lo cual desde donde se puede observar es un caso de pedofilia bastante claro. Sin embargo esto se observa como una practica normal que no aparece en los medios de comunicación. me pregunto ¿por qué?

Ahora bien y sólo por probar, me gustaria dar un pequeño giro al caso anterio, pongamos por caso que no es una chica de once, doce, trece, quice, años sino un jovencito el que se¨"casa" con un señor de 50 años, que pasaría en tal caso? la respuesta es clara, habri un indignación generalizada, ya que la idea de una sexualidad entre hombre es denigrante y despreciable, asi como toda idea de homosexualidad, eso desataria un revuelo en los medio y por supuestpo seria considerado pedofilia. Despues de este pequeño giro me gustria revisar porque en unos casos sí es considerado como pedofilia y en otros no. Pues como es evidente, en el caso de las mujeres, niñas, es considerado normal porque a estas no se les reconoce el Status de ser sexual, sino más bien el Status de "recipiente sexual" que ademas debe estar capacitado para las tareas domesticas, aunque resulte duro, así es la mujeres en la socieda mexicana seguimos siendo concebidas y educadas dentro de las caducas intentidades de genero que nos inferiorizan. Las mujeres mexicanas no sólo somos entes desexualizados en la infancia sino que esta desexualización pervive a lo largo de nuestras vidas. A muchas de nostras nos parece indignante la oblacion en africa y damos nuestros puntos de vista al respecto, sin embrago, la oblacion simbolica a las que las mujeres occidentales y en este caso las mujeres mexicanas hemos sido sometidas es algo que anun conservamos y que aun reproducimos, eso es lo verdaderamente indignante.


(Nota esto solo son pequeñas relfexiones desarticuladas, volveremos a ellas en otro momento y de forma más sistematizada)