lunes, octubre 23, 2006

La boca se abre, surge la resplandeciente herida, el molusco que enviste una y otra vez la espalda.