viernes, febrero 16, 2007

Escucho tu voz (muchas veces) y me sigue pareciendo pandórica (paradójica, abruptamente irremediable) también (a veces) descubro tus gestos: esas miradas, los movimientos, la forma de entornar la boca en otras bocas. Indeleble. Endeble. A todo esto, ¿se le llama recuerdo o sólo persistencia?.