viernes, mayo 18, 2007

A mi panteón privado.

(Del lat. Panthĕon, templo dedicado en Roma antigua a todos los dioses, y este del gr. Πάνθειον).


I escape my mother because sexuality was stronger than her.
Kathy Acker. My Mother: Demonology. Pág. 313.



VI

Morbidísima Acker,

Que mi cuerpo no sea sombra
Sino asombro
Que ninguna ley lo sostenga
Que mi deseo pueda más
que la noche de lo masculino y sus miedos
que el triangulo de mi sexo deje de ser inmanencia
que mis armas sean las letras.

Desafiantísima,
que mi carne no sucumba
ante los mantos y las restricciones,
que nunca la toque la verticalidad de la vergüenza,
Que mi cuerpo diseccione diccionarios y
rompa antónimos prístinos.
Que mi carne drague el goce de ser otra.


VII

Prodigiosa Wittig,

Que mi cuerpo me pertenezca entero
Desde el quimo, el cartílago
hasta el encéfalo y la medula.

Que el olvido mastoideo
Se reagrupe con la precisión biliar de mi latido.

Que el occipucio y la cabeza dejen de estar expropiados


Bizarrísima,
Dame fuerza para pelearme entera,
para luchar vértebra a vértebra
en la conquista de mis secreciones.


Ayúdame a cruzar a nado el río del conocimiento
sin perder las falanges ni los globos oculares.

Fortaléceme en el exilio
de la verticalidad del pronombre
y de la aplastante Lesbos.

Te ofrezco las venas de mi cuello
Por una salida de emergencia.










No hay comentarios: