viernes, agosto 17, 2007

Eso nos hace crecer
ser un árbol para arrancarnos,
somos por su causa
una casa,
otro árbol
(el desdoblado y ficticio, la pura multiplicidad),
un tejado volado de un soplido,
el tejido a punto de ceder,
un resguardo,
es decir, una intemperie.

El follaje cayendo.

[please gime a FUCK]