lunes, septiembre 03, 2007

El desconocimiento y las palabras. Me fascina hablar con gente que aprende español, me encanta maravillarme con sus faltas poéticas, inventando reinos, cavando letras, pronunciando secretos que se esconden en un idioma que yo conozco y no. Darle vuelta a las certezas, a los estrictos significados, convertir a las palabras en derviches girando. Tres de mis palabras favoritas del español no existen como tal y han sido pronuciadas en momentos clave por mujeres que reviven/reinventan todo lo que pronucian o tocan. J dijo un día "El agua de la piel" (cuando quiso decir sudor), K alquimizó la palabra aventura y la transformó en una eufonía: aventuranea. T, dice que las cosas, personas, territorios, etc, son "inspirativas". Hay muchas más por ahora sólo recuerdo esas. Ellas, a veces, me sorprenden dicendo cosas similares o cosas realmente descabelladas en mis lenguas madrastras. Ayer dije "self scar".

No hay comentarios: