viernes, octubre 26, 2007

Siempre sujetos sospechos o bajo sospecha.Traidores, traicionados o ambos. En Lavapiés camino bajo sospecha. Hace unos día caminaba por Embajadores y llamó mi atención una chica que iba de lo más arreglada (bastante anti-ortodoxa) para ser musulmana, supe que lo era porque llevaba pañuelo sobre la cabeza, me parecío muy interesante la mezcla de su indumentaria, me pareció definitivamente una hibridación, reapropiación y relectura de su propio contexto. Sin embargo, ella me vió a mí con una mirada un tanto acusante, la mirada que se les da a los traidores. No yo entendí por qué, hasta que recordé que cuando estuve en Marruecos la gente me hablaba en árabe e insistáa en que yo me llamaba Fatima, la policia pensó igual y cuando quise salir del país no me dejaron hacerlo, hasta no pasar un par de horas explicando que yo tenía nada que ver con Marruecos (excepto los ojos). Entendí que para la chica (por mi fisonomía) yo era musulmana (sin serlo). Algo parecido me pasa con los hindués, quienes me miran con desconfianza, segun N es porque yo parezco hindú, pero soy blanca y eso delimitaría (en caso de que lo fuera) mi casta.

De este tipo de anecdotas hay miles, donde yo soy, extranjera con una fisonomía que la convierte sospechosa desde cualquier jeraquia.

(Continuará)

No hay comentarios: