jueves, diciembre 27, 2007

Él me habló siempre de mónadas
--somos puertas sin salida,
casa grandes, lenguajes unidireccionales--.

Esta noche descreo y lo desdigo,
justo por eso, tengo una llave.

No hay comentarios: