viernes, diciembre 21, 2007

No puedo pensar en mujeres que guardan cicatrices mientras escriben. Tampoco en abandonadoras, de sí mismas, de lo que deja rastro, de todo lo que tiene sombra. No puedo, porque that hurts so much.