viernes, agosto 17, 2007
















Aquí algunas fotos de la presentación de ayer en el CECUT.





Gracias tod@s por su asitencia.
Presentación de "El reverso exacto del texto" en el Centro Cultural Tijuana. Jueves 16 de agosto, 7 pm.
Aquí los textos que escribieron,
a propósito del libro,
Amaranta Caballero y Abril Castro.
Muchas gracias a ambas.



LA ACCIÓN DE PREGUNTAR:
¿Es reverso? ¿Es exacta? ¿Es texto?
¿Supone?

Presentación de El reverso exacto del texto de Margarita Valencia Triana.

Por Amaranta Caballero Prado
La acción de preguntar
supone la aparición
de la Consciencia.

María Zambrano, pensadora.


Os revertiré la exactitud: Ésta no existe. No existe como decir, “aquí somos”. Estamos pues en los límites del lenguaje: Dentro de la hoja. Dentro de la tinta que plantea un texto. Dentro de un texto escrito con palabras. Dentro de la palabra: palabra. No hay pues hecho: Hay límite.

¿Qué es un texto? ¿Qué es reverso? ¿Qué o a dónde lleva la exactitud? ¿Qué es la palabra? ¿Qué es el lenguaje? ¿Qué es escribir? ¿Qué es un libro? ¿Cómo se escribe un libro?

Analizo y reflexiono. No voy a hablar sobre estructura literaria. No voy a hablar de narrativas. No voy a hablar de características textuales, ni de conexiones a manera de vasos comunicantes con. No voy a dar referencias. No voy a hacer comparativas. No voy a vestir a ninguna de estas palabras. Analizo y reflexiono. Voy a hablar de la experiencia más que de la metáfora: la experiencia de la metamorfosis. Recordaré a María Zambrano:

"Escribir es defender la soledad en que se está; es una acción que sólo brota desde un aislamiento efectivo, pero desde un aislamiento comunicable, en que, precisamente, por la lejanía de toda cosa concreta se hace posible un descubrimiento de relaciones entre ellas.
Pero es una soledad que necesita ser defendida, que es lo mismo que necesitar de justificación. El escritor defiende su soledad, mostrando lo que en ella y únicamente en ella, encuentra."
María Zambrano, Por qué se escribe

Analizo y reflexiono. Hojeo estas páginas y las reconozco. Han encontrado un lugar. El trayecto de estos textos, las múltiples experiencias y continuidades que tuvieron qué pasar para hoy encontrarse situados aquí, uno junto al otro. Marcados por un número de página. La experiencia de Margarita Valencia Triana a través de esta reunión de poemas se devela intensa. Habla de un pensamiento agudo. Habla de un pensamiento inteligente.


Habla y dice que más que entusiasmo, hubo un interés particular por cuestionar los sucesos, los hechos, las vicisitudes de una existencia. Margarita estudió filosofía no en balde. Margarita dedicó muchas horas de su vista y pensamiento a la lectura. Margarita siempre supo porque se dedicó a ello. Desde los límites que supone el lenguaje. No los del pensamiento, porque generalmente los límites del pensamiento son los que se suele a final de cuentas, romper.

¿Qué supone entonces la reunión de esta experiencia titulada como El reverso exacto del texto? Supone que hay una mirada aguda que sabrá reconocerse. Supone que hay una aparición consciente de auto-observación. Supone que hay infinitas preguntas ahora, después de leer los periodos de un lapso de vida secuenciada en páginas. Supone que llega la aparición consciente de un reto. Un reto verdadero que es lo que implica cada libro. La autodeterminación para indagar. Para la reflexión. Para el cuando todo esto que supone, sea, entonces: revertir.

Reverso de personalidades: Dualidad.
Exactitud de elaboración: Metamorfosis.
Texto: Travestido: ¿Sayak?

Las preocupaciones actuales de esta autora centran una temática genérica. Abundan en los cambios y disociaciones. Formulan y cuestionan. Elabora una poética con base filosófica. Quiere transgredir. Así de singular como en la contraportada ya lo dije:

Bifurca una poética que yo llamaría de lo innombrable y reclama a sus otr@s lo que aún no ha sido otorgado ; Inmersa indistintamente y por temporadas en ciudades caníbales como lo son, muy a su peculiar manera y estilo Tijuana o Madrid, la filósofa-poeta, la mujer palabra-gancho al hígado, descubre y redescubre, armada con letras y conceptos su propia circunstancia. Se traviste y luego entonces : ve. Se cambia el color del cabello así como sobreactúa su femineidad. Margarita se avalanza sobre sí misma con el ímpetu de las mitologías.

Me siento halagada por venir aquí sentarme y decir:

Sólo el tiempo, ese perro encadenado y hambriento.

Me siento halagada por haber conocido a Maggie y decirle hoy a esa Maggie de corbata y trencitas:

Hay que bajarse de todos los carros
(aquí, en Madrid y en cualquier parte)
para caminar, observar y entender la ciudad incaminable
que a veces, cada una somos.

Amaranta Caballero Prado
16 de Agosto de 2007
Tijuana, B. C
*

Presentación del libro, El reverso exacto del texto, de Margarita Valencia Triana, 16 de agosto 2007.


Por principio quiero agradecer a Margarita, Sayak, Valencia o Triana, o quien sea hoy, por invitarme a presentar su libro. Es un gusto estar aquí.

Por Abril Castro


El Lenguaje es una bala.

Bala primera.



Leer este libro es presenciar cómo se carga un revólver y recibir esa carga.

Integrado por seis 6 apartados-balas, El Reverso exacto del texto compila el trabajo de más de dos años de experimentación poética de Margarita, tiempo en el que se arremolina en los temas que le taladran: el lenguaje, el acto de escribir, la mujer y su violencia. En este primer apartado, el poema mismo es una bala que penetra el cuerpo de quien lee y de quien escribe. De alguna manera la poética de Sayak busca corporalizarse; me refiero con esto a que sus textos tratan de encontrar un cuerpo al que encarnar, un cuerpo de mujer desde el cual escribir.


“El lenguaje que corre por mis venas

es jugar a la ruleta rusa

con una pistola automática”



Segunda bala.

“El regreso con los brazos abiertos hacia mi misma.”


La poética de Valencia-Triana siempre regresa de alguna parte. Atraviesa la filosofía, cielos, amaneceres y cambios de horarios, jetlags. Parece ser su estrategia pensar la identidad desde fuera de si misma, ver la montaña desde la otra montaña, convertirse en la otredad al integrarse a ella, verse desde fuera. Desmarcarse. Porque a veces la escritura funciona también como un espejo donde LOS OBJETOS ESTÁN MÁS LEJOS DE LO QUE SE VEN, porque como dijera María Negroni hay “un uso especulativo (especular también) de la distancia como método para complejizar la mirada y reclamar, oblicuamente, una pertenencia”[1]

“somos siendo la mitad,

de la mitad,

de otras mitades”


Bala tercera.

Estábamos muertas de miedo o el imposible plural.

La poesía de Sayak se caracteriza por su agudeza, su brevedad –prima hermana del aforismo- puntería certera. Magui se da licencia para jugar con la prosa poética y adentrarse en una forma que atisba sus habilidades narrativas y reitera sus obsesiones, esas que avanzan al ritmo del poemario y que ya se asomaban en su trabajo previo jueves fausto publicado en ediciones de la esquina.


Sayak es una poeta que enarbola en la cabeza y no en la página en blanco. Que piensa y discierne las frases por meses dentro de si, que luego las escupe en el papel virtual que es la pantalla. Para ella el texto se escribe cuando se piensa de forma definitiva.



Bala número 4.

Certera y expansiva. Aquí no soy Alicia.



Escribir es traducir. Valencia Triana traduce el mundo occidental. Su desesperación, consumismo delirante, alienación maquinal, su terror a la fealdad y a la muerte.


Héroe en constante caída.


Lenguaje, filosofía, traducción de todo. Cuestionamiento constante.


“quieres las respuestas

pero tenerlas

no significa poder con ellas”


Quinta bala.

La innombrable. La letra F. La femme fatal. La Faquir.


Sería necio hablar de este libro sin mencionar el feminismo explícito de algunos de estos poemas. Puedo decir que es el feminismo la aguja que hilvana a la mayoría de ellos.

Desde su inicio hasta nuestros días, gracias a sus detractores, el feminismo se convirtió en la nueva palabra prohibida - en la política, en el arte, en la vida cotidiana-. Ser feminista abiertamente pareciera ser un acto de auto desacreditación, un suicidio. No obstante para Sayak, ser feminista es una coherencia de género, un síntoma inequívoco de sentido común. Una obligación. Así este reverso exacto del texto es resultado también de su pesquisa en torno a los nuevos feminismos y las distintas maneras de vivirlos (con, para y a través de la creación).


Sexta bala.

De la poética y su eco.

Leo un texto de Valencia que dice “Sé que hasta el silencio escribe un texto” y como he dicho antes, pienso que este silencio debe ser el que sucede en la cabeza de la poeta cuando se detiene y desmenuza una idea preconcebida para convertirla en otra díscola, cuando disecciona una forma, o hurga una imagen para convertirla en texto. Este silencio -frío primero de la noche del poema- debe ser esa quietud que antecede al disparo (del poema).

El revólver está cargado.



silencio

[1] Negroni, María, “Ir, volver”, texto leído durante la conferencia “Poesía y fracaso” dictada en el Centro Cultural Tijuana el día 20 de julio 2007, dentro del programa del Laboratorio Fronterizo de Escritores/Writing Lab on the Border.
Eso nos hace crecer
ser un árbol para arrancarnos,
somos por su causa
una casa,
otro árbol
(el desdoblado y ficticio, la pura multiplicidad),
un tejado volado de un soplido,
el tejido a punto de ceder,
un resguardo,
es decir, una intemperie.

El follaje cayendo.

[please gime a FUCK]
El lenguaje es posible. La letra es posible. Desde aquí, en la seguridad de lo abstracto sé que el lenguaje sucede, succe(ss)de. Desde aquí arremetida y arrancada de parte, el lenguaje sucede a otro, en otro. Yo espero que me vuelva, por ahora, el inicio aguarda un estremecimiento, el fulgor insoportable de tener hambre y electricidad en las puntas de los dedos. La sinapsis bajando, viajando por la mano y creando lo que ahora mismo no.

lunes, agosto 13, 2007

Períodico El NORTE, Monterrey, 12 agosto 2007

Persigue en sus escritos la reflexión de los lectores

A través de su poesía en "El Reverso Exacto del Texto", la escritora tijuanense Margarita Sayak Valencia Triana busca mostrar sus mundos, pero también que el lector reflexione a través de un juego literario.

En la obra, editada por Centaurea Nigra Ediciones, una casa independiente feminista de poesía y ensayo con sede en Madrid, la poeta busca mover el pensamiento de quien la lee."Tenemos una educación muy monolítica en el sentido que te dicen lo que tienes que ver y cómo lo tienes que ver. Sólo te muestran un punto, y tienes que ver otros puntos que pueden ser mucho más interesantes".

Durante la presentación de sus textos, en la Casa de la Cultura de Nuevo León, la autora estuvo acompañada por los autores regiomontanos Gabriela Torres y Óscar David López.

Junto con López, Valencia Triana realizó un performance en el que, ataviada con una peluca azul y vestido del mismo color, leyó sus poemas, utilizando una cámara de video que proyectaba un acercamiento a su rostro y labios.

La imagen fue proyectada ante unas 30 personas que asistieron al evento.

"Me gusta transformarme y dar una idea a través del cuerpo. Busco que la gente llegue a reflexiones no muy complicadas, pero sí muy complejas", señaló la también ensayista, quien cursa el doctorado en filosofía en la Universidad Complutense de Madrid.

El trabajo de Valencia Triana, quien estuvo en la Ciudad para el Tercer Encuentro de Escritores Jóvenes del Norte de México y Sur de Estados Unidos, se ha publicado en revistas y antologías de México, y ha sido traducido al francés. En el 2004, publicó en México su primer libro, titulado "Jueves Fausto".

En éste, su segundo libro, la bajacaliforniana hace un recorrido por seis episodios y espacios de su vida, en los que alude a temas como el género, el lenguaje, las relaciones interpersonales y su natal Tijuana.

Por Daniel Santiago
Periódico El Norte (Mty), 12 de agosto de 2007