sábado, noviembre 03, 2007

La naturaleza de la Luz no es lo importante. Lo importante es que pueda pronunciar(te) corpúscularmente.
Cómo te digo que te digo. Te digo siempre.
[...] ¿Oscuridad? Me acuerdo de una amante: era una mujer joven y qué oscuridad dentro de su cuerpo. Nunca la olvidé: jamás se olvida una persona con la que se ha dormido. El acontecimiento parece grabado a fuego en la carne viva y todos los que perciben el estigma huyen con horror. (pág. 19).


Clarice Lispector. La hora de la Estrella.

Hace unos días caminando con Alpha por Madrid nos dimos cuenta de que ya están poniendo las luces de navidad. Es grotesco, cada vez le quitan más tiempo al tiempo, era fin de octubre, casi día de los muertos. La prisa por que todo pase, cada vez es más latente. Es curioso, pero mi recuerdo más vivo de navidad no tiene nada que ver con la navidad misma. Para mí, la navidad es la sonrisa de Andrés García interpretando a Pedro Navaja, esas fueron dos de las ultimas navidades en México, es como si yo y Andrés estuvieramos hartos de tanta parafernalia y decidieramos, él convertirse en un proxeneta mafioso y yo en un mueble que mira la T.V. Creo que en esta fiebre navideña y en recuerdo a Pedro yo cantaré el siguiente villancico:

Por la esquina del viejo barrio lo vi pasar,
con el tumba´o que tienen los guapos al caminar,
las manos siempre en los bolsillos de su gabán
pa´ que no sepan en cuál de ellas lleva el puñal.

Usa un sombrero de ala ancha de medio la´o
y zapatillas por si hay problema salir vola´o,
lentes oscuros pa´ que no sepan qué está mirando
y un diente de oro que cuando ríe se ve brillando.

Como a tres cuadras de aquella esquina una mujer
va recorriendo la acera entera por quinta vez
y en un zaguán entra y se da un trago para olvidar
que el día está flojo y que no hay clientes pa´ trabajar.

Un carro pasa muy despacito por la avenida,
no tiene marcas, pero to´os saben que es policia.
Pedro Navaja, las manos siempre dentro ´el gabán,
mira y sonríe y el diente de oro vuelve a brillar.

Mira pa´ un la´o, mira pal´ otro y no ve a nadie,
y a la carrera, pero sin ruido, cruza la calle.
Y, mientras tanto, en la otra acera va esa mujer
refunfuñando pues no hizo pesos con qué comer.

Mientras camina del viejo abrigo saca un revólver
y va a guardarlo en su cartera pa´ que no estorbe.
Un treinta y ocho 'Smith & Wesson' del especial
que carga encima pa´ que la libre de todo mal.

Y Pedro Navaja, puñal en mano, le fue pa´ encima,
el diente de oro iba alumbrando to´ la avenida,
mientras reía el puñal le hundía sin compasión,
cuando de pronto sonó un disparo como un cañón...

Y Pedro Navaja cayó en la acera mientras veía a esa mujer
que, revólver en mano y de muerte herida, a él le decía:'
Yo que pensaba: hoy no es mi día, estoy sala´,
pero, Pedro Navaja, tú estás peor: no estás en na´'.

Y créanme gente que aunque hubo ruido nadie salió.
No hubo curiosos, no hubo preguntas, nadie lloró.
Sólo un borracho con los dos cuerpos se tropezó,
cogió el revolver, el puñal, los pesos y se marchó.

Y tropezando se fue cantando desafina´o,
el coro que aquí les traje dirá el mensaje de mi canción:
'La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida' ¡ay, Dios!...
Pedro Navaja matón de esquina, el que a hierro mata a hierro
termina.

'La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida' ¡ay, Dios!...
Maleante pescador, el anzuelo que tiraste
en vez de una sardina un tiburón enganchaste...

'La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida' ¡ay, Dios!...
Cinco millones de historias tiene la ciudad de Nueva York
'La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida' ¡ay, Dios!...


Como decía mi abuelita: El que ríe último, ríe mejor;..
'La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida' ¡ay, Dios!...

Cuando lo manda el destino, no lo cambia ni el más bravo,
si naciste pa´ martillo, del cielo te caen los clavos....

'La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida' ¡ay, Dios!...
Barrio de guapos cuida´o en la acera, cuida´o camara´
que el que no corre vuela...


'La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida' ¡ay, Dios!...
Como en una novela de Kafka el borracho dobló por el callejón...


'La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida' ¡ay, Dios!...
La moraleja, Pedro Navaja, es que nadie sabe pa´ quién trabaja.

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida' ¡ay, Dios!...

En la ciudad de Nueva York,
dos personas fueron encontradas esta madrugada.
Los cuerpos sin vida, de Pedro Barrios y Josefina Wilson,
fueron hallados en una de las calles adyacentes a la autopista New York inside ,
en el bajo Manhatan, entre las avenidas Ay B.
La causa de la muerte aún no se supo.
Mi uñas contra el metal me dicen que el mundo esta hecho de recuerdos. Sólo por eso y por la memoria de correr dentro del blanco conejo a toda velocidad y en voz de grito. Sólo por eso , ahora Mano Negra y el sueño de solentiname.

Soñe GUANAJUATO
Soñe GUATEMALA
Soñe PANAMA
Soñe PALMEDA
Soñe LOCURA
Soñe DEL MIEDO
Soñe SAQUEO
Soñe LA CRUZ
Soñe BANDERA
Soñe LA PESTE
Soñe CALAVERA...

Mundo querido aliviame
Del sueno de SOLENTINAME...

Soñe EL GRINGO
Soñe VERDUGO
Soñe DESPRECIO
Soñe VERGUENZA
Soñe RIQUEZA
Soñe POBREZA

Mundo querido aliviame...
Del sueno de SOLENTINAME
Nunca te lo perdonare

Soñe LA ESPADA
Soñe TORQUEIMADA
Soñe SEPULVEDA
Soñe LA VIRUELA

Nunca yo me acostumbrare
Mundo querido aliviame
Sueño de SOLENTINAME
Nunca yo me acostumbrare

Mundo querido aliviame...

viernes, noviembre 02, 2007

La primera circunstacia fue tropezar ante un escaparate que decía: Perro muerto en tintoreria: los fuertes. La segunda circunstacia: mi curiosidad desatada. Tercera circunstacia: aparición de un nombre como una puerta (Angelica Liddell).

Finalmente: la busqueda.

Angélica Liddell, junto a Beatriz Preciado y Virginie Despentes, completa el triunvirato de autoras (post)queer, arrebatadoras y violentas.

Aquí una prueba de lo que Liddell:

No quiero tener hijos. / Es mi manera de protestar. Mi cuerpo es mi protesta. / Mi cuerpo renuncia a la fertilidad. / Mi cuerpo es mi protesta contra la sociedad, contra la injusticia, contra el linchamiento, contra la guerra. / Mi cuerpo es la crítica y el compromiso con el dolor humano. / Quiero que mi cuerpo sea estéril como mi sufrimiento.

Primero llegó el whysky y luego llegó Janis. Después, las horas volaron.

jueves, noviembre 01, 2007


MARGARITA-SAYAK VALENCIA TRIANA
&
KARA LYNCH
De nuevo, tenemos el placer de convocarles a una lectura poética, enmarcada dentro de la gira promocional del poemario EL REVERSO EXACTO DEL TEXTO; esta vez acompañada por la estadounidense Kara Lynch y sus special sound effects.
Próximo viernes 9 de noviembre, 20:00h
LIBRERÍA CÁLAMO

Plaza de San Francisco, 4
Zaragoza, España.
Otra vez NOVIEMBRE.

(Así de obvio, así de íiclico, así de preciosamente inefable.
Otra vez NOVIEMBRE hablandome del frío).

miércoles, octubre 31, 2007

Necesitar escribir. No saber que surge primero si la necesidad o las grafías. No importa, las genealogías no me interesan. Pero el hambre en las puntas, en las trémulas yemas, el escalofrío de la sinapsis bajando pr los dedos, el fenómeno o (Kant diría) el noúmeno aquí sucediendo, ocultandose entre los espacios de una letra y otra. Columpiandose entre los puentes sin sonido, entre las ráfagas, esquivando a la conceptualización, sin embargo sucediendo, sucess(diendo). El hambre de mis dedos, aquí una constante.

martes, octubre 30, 2007

ÉRAMOS TAN FRÁGILES: no cabíamos en la mención de la palabra cuerpo –sobre nosotros– aire.

(fragmento)

Poema del libro Transversal de Pedro Montealegre.
En realidad ESTO quiere decir AQUELLO.
Siento las teclas crujir bajo mis dedos y me percato de que mi boca interna, es decir, mi palabra, mi pensamiento discurren al unísono que las embestidas teclas. Es curioso el hecho de comprobar que en realidad el proceso de escritura (automático como el del blog) es realmente un soliloquio. Pienso en las posibilidades y en los resultados escriturales que desataría el hecho de poner un teclado frente a las manos de los que caminan solos, de los que hablan solos, de los que esperando en un banco tamborilean los dedos sobre cualquier superficie (codificación en clave morse), pienso también en un teclado bajo los dedos de los que van y vienen. Sobre todo pienso en todos los textos (así) perdidos.

lunes, octubre 29, 2007

No extraño el territorio (aquél) pero su devastación sigue siendo un tatuaje.
Estos días sigo aquí. El clima es una veleta, sin embargo, los cielos de Madrid son los más hermosos que he visto (desde ese día, el primero que decidí vivir aquí). Es verdad que desde aquí, presiento y respiro la ceniza, la siento lloviendo sobre mi pelo, asfixiando mis pulmones y también siento el viento (que es la prueba fidedigna de lo metafísico, es decir, de lo imaginario). Abro los ojos veo las señales de humo que desde allá me siguen diciendo algo.

domingo, octubre 28, 2007

Felicidades a Roberto Castillo (y a todos los traductores) por la presentación de la antología Nuestra cama es de flores. Compilación de poesía erotica femenina y bajacaliforniana, que reune a tres generaciones de poetas. En ella un par de poemas míos.
Frente al teclado (sí esto es un loop eterno) con miles de ideas corriendo por mi sinapsis como arañas, el shock, la descarga produciendo adrenalina silenciosa. Sentada, siempre lejos, viendo como cambia la hora, como me llevo y me lleno, como los actos se repiten (al igual que estas palabras). Sentada, tragandome letras, deseando un respiro, una ducha, un poco de algo que sólo añoro porque desconozco como nombrarlo. Las uñas y después las puntas de los dedos posados sobre mis labios, un acto incierto, entre meditación y algo simplemente inefable. La casa huele a utero materno.