jueves, enero 03, 2008




Julia Fullerton Batten

(Alemania, 1970)
La Llorona

Chavela Vargas




Porque sigue siendo la canción.
La Llorona

Caifanes

[Aquí debería estar una entrada que se llama misivas secretas]
Sagrados bajo el sol,

esos hombres sólo existen para esto.

Bajo el sol y ciertos del no que

sigue sucediendo.
Some kind of beauty
(Lado B)

Esa belleza es cómoda,
me incrusta sobre la cama,
ordena que me construya
sobre mi envés,

que descanse a cuatro patas,
mientras otros entran,
llueven,
salen,
y exigen que sonria.

miércoles, enero 02, 2008

Esa belleza (sí esa) es cómoda
and i don´t want it.

No for me, no for anyone.
[SUSURRRO]


Ser otro en alguien es muy complicado, but i want it
Deseo atravesarte entera como a una calle. Que mis manos creen paradojas y caminen.
Escarabajos como joyas. Sí esa es la palabra y la imagen largamente buscada y sustituída, por pátina, sustituida por tiempo, sustituida por.
Abriendo un libro nuevo:


¨Es triste, y porque es triste, lo confieso,
cuesta mucho vencerse, sin embargo,
intenta dar un beso al enemigo,
verás que sale luz de tu costado¨


Gloria Fuertes. Aconsejo beber hilo.
El AHORA no tendría que negarse, pero lo hace: se embeleza y se repliega. El ahora sólo existe en presente continuo (esa utopía, donde los gatos tienen derecho a no querer a sus amos y la gente derecho a no ser feliz). El AHORA sucumbe y yo lo veo caer (amo ver lo que cae, en todas sus facetas) y lo veo levantarse, es casi tan hermoso como los seres con caras desechas que no se bajan del ring y jamás se quitan los guantes.
El segundo día es es día de la verdad.

martes, enero 01, 2008









Margarita Valencia as Sayak Valencia as Margarita as Sayak



Algunas fotos del 2007, en Tijuana. Encuentro de Poesía Caracol.

Fotos: Adrián Voltz Saénz




El 2007, un año maravillso!

Bienvenido el 2008, que promete ser aún mejor.

lunes, diciembre 31, 2007

La sorpresa de vislumbrar un día que marca un final. No te diré que me gustaría ser un mueble de tu casa por enésima vez. No, eso no. Tampoco que no me hace feliz que el vino escurra por mi traquea a las cinco de la tarde. Pero hay tantas cosas que quiero decirte, hay algo hondo dentro de todo este lunes, que me gustaría contarte si supiera quién eres y en qué coordenadas te encuentro.

domingo, diciembre 30, 2007

¨Que la tinta llueva como dentelladas. Que la tinta duela como dentelladas.¨


Las Rutas del aire.
Necesitaba un jetleg, justo en el último día del año. Las manos me tiemblan y los ojos incandescen. Reconozco todo de este momento, excepto el espacio en el que sucede. Reconozco (y esto es siempre recuerdo, historia paralela) el desierto en la boca. Estoy en mi cuerpo que pertenece a T. Estoy en T y el hombre de mi cabeza sonrie ante la geografía conocida, el hombre de mi cabeza quiere echarse a la boca puños de arena y correr al mar. Quiere tiritar de frío a las 3 de la mañana frente a las olas (caballos celestes), quiere volver a hablar de lo que no se puede, de la mujer que lo empuja fuera, que lo saca de sí mismo. La mujer muda que, poco a poco, busca otro lenguaje o por lo menos cava huecos en éste.
Pensé que la distancia ayudaría a deshacer horaciones,
a perder preguntas. A no saber formular que
el sistema de objetos organiza las diferencias sociales.

La distancia no me ha borrado, ni a ti tampoco.


Margarita Valencia. Jueves Fausto.
ALLEN GINSBERG
Me pides que frene, y yo no sé vivir de otra manera más que a la intemperie, con las gotas gruesas del tifón resbalando por mi cuello. No sé poner límites, ni pedir permiso, la frase Aquí y Ahora esta tatuada en mis costillas, en cada milímetro del hueso. Le tengo miedo a las frutas podridas, le tengo miedo a mi espalda que traza trayectorias irregulares y unidireccionales. Le tengo miedo a mi cuerpo cuando es arco y no puede detenerse. Le tengo miedo al disparo de salida porque traza un inicio irrepetible y te digo, que no sé vivir de otra manera.
III

El ángel aleccionador

Le decia:
quieres darme una lección.

Quieres que aprenda a guardar el silencio
bajo la lengua mientras los ilusos hablan.
Que yo me vuelva como tú, eso quieres.
Que sea nadie, menos que nadie.

Una brizna de hiel en un frasco de formol.

Quieres que sea como tus verduleras, tus putas tristes,
tus mujeres buenas.

Que baje la vista ante el brillo amargo de tus alas
mientras desdoblo la ropa y ocupo mi lugar
en el charco de semen que dejarte ayer
sobre la cama.

Tengo que tender la cama.

Quieres que ponga la otra mejilla. Y luego la otra.
Y luego las manos, las nalgas, los muslos,
bajo el golpe de la regla de madera que te regaló tu
maestro de primaria.

Quieres que te dé las gracias.

Quieres que deje de mencionar los nombres
de los lugares comunes. Los otoños en París,
los veranos en Madagascar, el viaje a Florencia.
Nunca quieres que te cuente de las costas
de Bali.

Que me olvide de las sábanas de seda, el perfume
de algas, el oporto, el té de menta.

Que uses palabras simples, quieres.

Quieres que te la mame.

Quieres que aprenda a imprecar con la dorada
languidez del héroe que nunca fuiste.

Que te sea infiel y lo cuente.
Que diga chistes.
Que me vuelva mala para ser un poco como tú, menos
que nadie, menos que nada.
Que te alborote el pelo y te unte el sexo de saliva
y deje moretones en el cuello para que salgas
con cara de feo en el retrato de la sagrada familia.

Quieres que te adore, que adore tu verga, tu culo,
tu semen, tu mieda.

Quieres que te coja.

Quieres ser mi mujer.

Quieres darme una lección.

Quieres ser un dios caído, una fruta agria,
un ángel aleccionador.


Cristina Rivera-Garza. Los textos del Yo.
Pesadilla 9


Quita de mi cuchillo
tu cuello degollado.


Diane Di Prima.
Will I kill myself if i don´t get a man?


Kathy Acker. The Adult Life of Toulose Lautrec.
[THE RAW VOICE]
¨Gwynn liked women who were on the edge and dangerous or else really sad like herself, give me an inferiority complex. I´d never been a drug addict or anorexic or even an alcoholic, never cumpulsively cut up my arms or puked secret afterdinner pukes. I´d been a prostitute for a little while, but that hadn´t been self-destructive enough to count.¨


Michelle Tea. Valencia.