lunes, enero 07, 2008

Desde aquí te observo con el pelo suelto y sobre la cara (¿te he dicho ya que no puedo pensarte de otra manera?). Con aros y redes sobre las manos, acostada sobre una cama blanca.

No hay comentarios: