jueves, febrero 28, 2008

Él nació para eso, para ser dañado hasta por el viento. Para sonámbulo ir tras los peces rojos. Nació para alejarse, para no tener caminos.

1 comentario:

irrra dijo...

habia olvidado me encanta leerte