jueves, junio 12, 2008

Las uñas como primer instrumento de escritura. He de reconocer que cuando leí que los presos de GUANTÁNAMO escribian poesía con las uñas sobre vasos de plástico no me sorprendió en absoluto. Comprendo perfectamente la necesidad de la palabra, la urgencia de escribir, otrorizarse. La necesidad de escribir bajo cualquier circunstancia y a pesar de todo. Escribir en más allá del límite y el riesgo. Escribir cuando el contexto es el contrapoema, la excavación constante, el desmembramiento. Escribir poesía con el rostro ensangrentado sobre las paredes. Dejar que las uñas hablen por la carne.

No hay comentarios: