sábado, octubre 25, 2008

Cómo no la fe si existe el verbo? Pienso en esa voz terrible que dice cosas hermosas. Me voy al verbo, a la punta del verbo que es lo mismo que decir a la punta de la lengua, toda esta oralidad, este ejecicio de arqueología, todo este regresar a las raíces, a lo fundamental al conjurar, al saborear, toda esta redención cuando yo pronuncio, cuando yo hablo, cuando tu libro se despiliega y se abre, cuando tu libro se forma en la boca, cuando las páginas son tus piernas.´

Todo este acto de fe, cuando la voz surge y le creemos. Que la voz exista es ya el milagro, que la boca recree y cartografíe es ya el inicio de un religare. Talk to me. Welcome me, again.

No hay comentarios: