domingo, octubre 19, 2008

Llego a mi cuerpo con la disculpa en las manos,
nunca antes le pedí perdón por las largas horas del no estar.

No hay comentarios: