viernes, noviembre 14, 2008

Amar los defectos. El temblor en la voz, las conversaciones guardadas dentro del cielo de la boca. El exasperante silencio. Las manos que buscan fugarse, los ojos que son incapaces de someterse a un interrogatorio.

No hay comentarios: