jueves, noviembre 13, 2008

Contar la historia muchas veces imaginando que así se desgastarán sus rutas, que las letras no podrán describirla ni hacerle justicia. Decir una y muchas veces, de manera infatigable los pronombre y los tiempos, sus permutaciones. Intentar que la repetición sea el olvido, el señuelo que nos lleve lejos de la asfixia y la gloria de lo que nunca más. ¿Cómo les digo que tu nombre como un baculo, como una soga, como las manos que hieren y acarician? ¿Cómo les digo que todo lo que se pronuncia pertenece indefectiblemente añ pasado? ¿Como registrar la permanecnia en el devenir?

No hay comentarios: