domingo, noviembre 16, 2008

Mater Amantísima,
hace ya casi 20 años que las cartas bajo la puerta, las escribo en sus antebrazos.