domingo, noviembre 23, 2008

Mater Amantísima, tu voz, tu voz en mi oído: esta sonrisa.

[Quisiera decirte como la voz se instala en el pecho, como hace algo que parece imposible. Como borra los años de un tirón y hace que yo otra vez allá en los años que hace mucho precedieron al hoy. Como yo de tu mano, observaba tu boca atentisima y como supé descifrar òr ti fechas, pistas y palabras]

No hay comentarios: