miércoles, diciembre 24, 2008

Apuntes para una micropolítica de la escritura.

Inicio en las ciudades como macropaisajes cuyas dinámicas se insertan
en el micropaisaje del cuerpo individual.

La escritura como un vehiculo que ayuda a vincular el mundo del afuera y el adentro.

No hay adicción, error, abyección (teorizable) sin una vigilancia y un control farmacopolítico del cuerpo.

El control sobre el cuerpo es un control que también obedece a ordenaciones de género.

Frente al poder que penetra los cuerpos proponemos el texto. La creación del texto.

La escritura como herramienta despatologizante que ayuda a encontrar la voz propia que nos empodere desde nuestras propias condiciones y nuestros propios mapas emocionales, mentales y geográficos, una escritura que nos enseñe a atravesar paredes, discursos, una escritura que traspase.

2 comentarios:

Rain dijo...

MISS VIOLENCE QUERIDA:

¿Recurdas aquellas palabras de Bellatín sobre por qué escribe? Apela a que lo hace porque debe hacerlo. No da sustentos ideológicos. Solamente expresa lacónicamente que tiene que escribir.

No sé si eso está totalmente alejado de lo que planteas en este texto que de por sí, es riquísimo. Porque leí en otro post anterior, que te sentías próxima a escrituras, como por ejemplo la de MB.

O no hay contradicción.

Hay que traspasar con la escritura. Tú lo haces.

Miss Violence dijo...

Querida RAIN, siempre un gusto leerte por aquí y en tu propio espacio. Considero que lo que dice Bellatín no está en contradicción con lo que digo en este post. Comparto con MB la necesidad de escribir, la adicción de escribir, la impiedad hacia el texto, unas ganas de dejarlo desprovisto de todo efecto y volverlo irreconocible(ilegible)jugando a las permutas de la destrucción del texto. Considero que eso también es hacer una micropolítica del texto. Bellatín es muy político y no creo que lo sea sin proponerselo, tal vez lo es por accidente, pero es un hecho innegable que sus personajes se incrben en los bordes y las acciones que dan reveses a la realidad. Bellatín y sus texto son una micropolítica actualisima.
Un abrazo Hermosa! Sayak