domingo, diciembre 21, 2008

Inicio con el temblor, cuando se trata de ti esto acontece. Te cuento que hoy hace un día precioso, un día casi imposible. Existe algo pertinaz en el aroma de estos días que yo considero hermosos, en estos días cuando nada me une a ti y yo con todo el cuerpo y la respiración vuelvo corriendo a encontrar tu cuerpo, a saquear tu cuerpo, a querer ser de nuevo dentro de tu cuerpo. En dias como este recuerdo que tú siempre el sol que yo padezco, también la lluvia y sus quietud horizontal, mi casa con chimenea, con pastel recien horneado, con risas y tus manos, el aroma de tus manos, la cercanía, tus manos que me acarician, tu voz-unguento. Te digo que hace un día hermoso y lleno de preguntas. Quiero preguntar si ¿sabes la fecha exacta cuándo dentro de la misma casa nos quedamos solas? Quiero preguntarte si ¿tú te diste cuenta de que la felicidad era un camino que yo empezaba a echar por la borda desde los primeros días? ¿Cuál fue el día en el que el primer mandato fue la censura del llanto? ¿Cuando fue el inicio de mi carrera en la desobediencia y la paradoja? dime si ¿hubo un día en el que tú supiste que la distancia ya no era sólo una brecha sino destino? ¿Qué hora era cuándo me empecé a ir de ti y me hice amiga de los irredentos?

No hay comentarios: