martes, diciembre 23, 2008

No sé si estoy sin fuerzas pero sé que estoy sin ganas de escribir correos, de hacer maletas, de emprender desplazamientos. Sentada frente a la ventana contemplando el pasar y el no pasar del frío, esa forma que tiene de quedarse en los huesos al mismo tiempo que se fuga.

Tener ganas de escribir algo inútil hasta que se rompan las yemas de los dedos, hasta que de los huesos no quede nada, hasta que la forma de incrustarse de las letras y sus sonidos sean lo único importante.

Estas ganas de ser extraña y no renunciar a la comunión de la excritura. Una estrategia de fuga pausada, de desconocimiento y distancia. Esta forma de aferrarse lo que todavía nos ata a la realidad, a lo que nos hace abrir los ojos todos los días y llenar los vacíos con pan o sexo o sopa pero sobre todo con lenguaje. Fraguar una trampa para no darse por vencida.

3 comentarios:

gabyrotten dijo...

maaaaaaaaaaaaaaggieeeeeeeeeee!!!!








te quiero :)

Miss Violence dijo...

Gaby!!! Que bueno saber que andas por aquí (yo creo que tu eres una de las pocas personas en las que yo creo que podría fraguarse la omnipresencia). Te adoro!! y te extraño mucho!! Necesto todas esa noches de platicas intensas coronadas por una copa de vino, quiero Hablar Gaby!! Quiero Hablar Jenny!! y que me llames Sallác! jajaja! Mil beso preciosa!! Un abrazo enorme y que el año nuevo sea en verdad todo nuevo, dale un abrazo a mi querida Jenny! Oye, pasame por mail tu dirección de skipe para hablar más seguido. Muack!!!

EL GATO AZUL EN TIJUANA dijo...

sopa...me gusta el caldo tlalpeño ... pasa por sopa?

Feliz 2009