miércoles, diciembre 24, 2008

Reconstruir los verbos para no hablar de la tarea imposible que es el amor. Del pudor escudriñado por el romanticismo a base del desgaste de la palabra. De como siguen temblando las venas cuando la oxitocina estalla. Encontrar una forma de transcribir lo gigantesco (Das riesige) del impacto en el pecho, en sexo, en todo el cuerpo. El baile de las móleculas en los límites de los dedos. Esta empresa perdida.

No hay comentarios: