viernes, junio 13, 2008

Estoy harta
Enferma de ver y tocar
ambos lados de las cosas
Enferma de ser la condenada puente de todos


Nadie
se puede hablar
sin mí
¿No es cierto?

Explico mi madre a mi padre mi padre a mi hermanita
mi hermanita a mi hermano mi hermano a las feministas blancas
las feministas blancas a la gente de la iglesia Negra
la gente de la iglesia Negra a los ex-jipis
los ex-jipis a los separatistas Negros
los separatistas Negros a los artistas
los artistas a los padres de mis amigos...

Después tengo que explicarme a mí misma
a todos

Hago más traducciones
que las malditas Naciones Unidas

Olvídense
Me enferman

Estoy enferma de llenar sus huecos

Enferma de ser su seguro contra
el aislamiento de sus autoimpuestas limitaciones
Enferma de ser la loca en sus cenas festivas
Enferma de ser la rara de sus meriendas del domingo
Enferma de ser la única amiga Negra de 34 individuos blancos

Encuéntrense otra conexión al resto del mundo
Encuéntrense otra cosa que los legitime
Encuéntrense otra manera de ser políticas y estar a la moda

No seré su puente a su femininidad
su masculinidad
su humani-dad

Estoy enferma de recordarles que no
se ensimismen tanto por mucho tiempo

Estoy enferma de mediar sus peores calidades
con sus mejores

Estoy enferma
de recordarles
que respiren
antes de que se asfixien
con sus propias tarugadas

Olvídense
crezcan o ahóguense
evolucionen o muéranse

La puente que tengo que ser
es la puente a mi propio poder
Tengo que traducir
mis propios temores
Mediar
mis propias debilidades

Tengo que ser la puente hacia ningún lado
más que a mi ser verdadero

y después


seré útil.



Kate Rushin. El poema de La Puente. Esta puente, mi espalda. Voces de mujeres tercermundistas en los Estados Unidos. Ism Press, Inc. 1988. Pág. 15i-17i.
A los veinteaños empecé a escribir un tratado que se llamaba ¨filosofía desde el temblor¨. este texto apelaba a la importancia de pensarnos desde la vulnerabilidad. Para mi era más importante (y hermoso) un temblor de manos que todos los volumenes de Historia occidental. Recuerdo que por aquel entonces compartia aula con dos compañeros (ahora entrañabilisismos) ultramarxistas y mi facultad estaba compuesta casi exclusivamente por hombres, salvo la profesora de estética y filosfía medieval, no habia un punto de vista fuera del masculino (lo cual no me sorprende porque aún no existe un punto de vista importante y con relevancia fuera de él, sin embargo, seguimos trabajando en lo cotidiano y a todos niveles para que eso cambie.)

Recuerdo que mi primera intervención, proponiendo el punto de vista desde el temblor, la vulnerabilidad y la precariedad, fue tajantemente desatendido, enjuiciado, etiquetado y reducido como kierkegaardiano. La segunda vez, fue tachado de existencialismo trasnochado, la tercera de feminismo, también transnochado. En fin, que por aquel entonces yo ya sabía que los unicos discursos fuera del poder y contra el poder eran aquellos que surgien en y se afianzan a través del poder, también sabia de la gran adoración al falo.

Me recuerdo meditar por los pasillos de la facultad sobre su aferrada insistencia para que me enamorara de Hegel, de Nietzsche, de Heidegger, de Wittgeisten. Yo simplemente no podía hacerlo, sí podia leerlos y entablar dialogos y críticas con ellos, pero no podía adorar per se el discurso falo-logocentrico que defendian, a pesar de que en su discurso se le decian cosas interesantísimas y muy importantes al hombre que habita y se ha construido socialmente en mi cabeza.

Sin embargo, hoy caigo en cuenta de la gran potencia que tiene el pensar desde la vulnerabilidad y el temblor, no desde una posición victimista. En lo necesario que resulta que estas categorias tomen fuerza y en como lo han hecho en la última decada. No es casualidad que Judith Butler esté desarrollando su trabajo actual sobre esta línea, ni que los demás teóricos tanto de la economía como de la sociología (aunque los homo sapiens de la filosofía se siguen negando a ello)tomen en cuenta estos factores como determinantes en la construccion del imagnario más proximo a nuestra realidad.

Todo esto viene a cuento de que a mí las manos me siguen tenblando por dentro y el hombre de mi cabeza se niega a admitirlo.
DESCRIPCIÓN DE LAS MAÑANAS XXIV

Ella piensa en el agua. El turquesa ha llegado a su vida. Habla del Atlántico y yo pienso en Mobidick, ella dice no es lo mismo Mobidick que MO.B. Dick (en drag king). El atlántico, que es mi distancia, que es mi sin tierra, mi sin casa, su casa. La Ola enorme y congelada, la mordida tajante en los tobillos, la estalagmita creciendo cuerpo arriba. Ella no descansa, incesante sueña con agua. En el sueño, siempre se me recibe en el río(1).

(1)Cherrie Moraga. Esta puente, mi espalda. Introducción, pág. 1

jueves, junio 12, 2008

Nunca me contó la geneología. Ella preparaba té y me daba la espalda, ella hablaba y sonreia (yo sabía que sonreia, a pesar de su espalda yo sabía), mientras tanto la música sonaba, siempre la más erudita y melómana. Siempre con la mano como percha del cigarrillo, a veces yo pensaba que en su génesis primero había sido el cigarro, luego los huesos y los músculos y la mano. Tal vez me equivocaba. Hubo tanto de la lo equivocado en esa época, hubo tanto de conversaciones interminables y de línes trazadas como tangentes. Hubo tanta veracidad en la palabra FELIZ.En ese entonces como ahora yo estaba muy equivocada y la quería en mi vida para siempre, aún hoy creo que la sigo queriendo en mi vida, ya sin cigarros, ya con un corte de pelo nuevo y un corte invisible en alguna parte del cuerpo, ya con menos organos y menos sonrisas, aún así yo la sigo. He dicho que nunca me contó la genealogia de la cantata de puestes amarillos, yo te amo tanto que no puedo despertarme sin amar. Nunca me dijo nada preciso, pero dijo cosas como 1973, mencionó palabras como pescado y rabia, mencionó a Artaud y a Spinetta, yo a partir de esos inicié el trayecto. Soundtrack transatlántico.
Las uñas como primer instrumento de escritura. He de reconocer que cuando leí que los presos de GUANTÁNAMO escribian poesía con las uñas sobre vasos de plástico no me sorprendió en absoluto. Comprendo perfectamente la necesidad de la palabra, la urgencia de escribir, otrorizarse. La necesidad de escribir bajo cualquier circunstancia y a pesar de todo. Escribir en más allá del límite y el riesgo. Escribir cuando el contexto es el contrapoema, la excavación constante, el desmembramiento. Escribir poesía con el rostro ensangrentado sobre las paredes. Dejar que las uñas hablen por la carne.
Ella dice cosas como el milagro de la lucidez, usa palabras como vehicular, orden y contra orden, elaboración y duelo en la misma sentencia. El talento en cada acción, en cada palabra. La enunciación sin esfuerzo. Habla de un Idiota que sueña que es Otro en el sueño, un Idiota que sueña que es listo y lo dice así con toda naturalidad. Ella escribe que para ser un pez atlas hay que recordar que el mundo es una pared y otra pared. Yo asiento.

martes, junio 10, 2008

Le cerveau de ma grand-mare veut fuir, son corps non.
Los abrazos en camino. Pienso en las cuerdas vocales que fingen ser brazos, que intentan ser brazos y acortar distancias, pienso en mi garganta proyectándose a toda velocidad (coup de fil), corriendo hacia a ti, rodeándote entera. No hablo de lo que en realidad subyace, imposible reconocerme en lo que se cristaliza en los lacrimales. Imposible asentir sin despperar. Imposible negar las consecuencias y querer que el tiempo sea una puerta. Imposible tambien no dejar que los demás sean saña calmada, desalojo tranquilo, furia cansada, lisa violencia.
Je pense, oui, je pense tout le temps. Je pense toi. Tout le temps. J´aime quand tu dis: je suis sur le point de, en train de. Oui, je suis née et je t´espere.

GUANTÁNAMO
1. LOS POEMAS SECRETOS DE LOS PRESOS DE GUANTÁNAMO
2.CONFISCAN LAS POESÍAS QUE LOS INTERNOS ESCRIBEN PARA ALIVIAR SU CAUTIVERIO
3. EL PENTÁGONO CONSIDERA ESTOS POEMAS PELIGROSOS PARA LA SEGURIDAD NACIONAL
4. ESCRIBEN CON LAS UÑAS EN VASOS DE PLÁSTICO
5. ¿QUIEN SE ATREVE A DARME UN VASO DE PLÁSTICO?
.
.
.
Angélica Liddell.
Perro muerto en tintoreria. Los fuertes. Pag. 47.
[Acto de coprolalia infinito]
CONCHA BUIKA. NIÑA DE FUEGO.

Ella también lo sabe, la copla puede salvarte la vida.

Ella dice: "El desamor duele, no ofende."

Ella lo dice aqui
UNA ENCUESTA TOMADA DE AQUÍ

¿ES USTED HOFOBO?

Conteste a las siguientes preguntas, marcando una de las tres respuestas posibles.

¿Qué haría si tuviera un hijo homófobo?

Intentaría ayudarle a dejar de serlo.
Respetaría su actitud.
Iría con él a patear maricones.

¿Le importaría que en su barrio hubiera personas homófobas?

Sí.
Me daría igual.
No, de hecho está lleno y vivimos en paz.

¿Cree que hay suficientes campañas para luchar contra la homofobia?

No, son claramente insuficientes.
No sé.
Hay demasiadas, están siempre dando el coñazo con lo mismo.

¿Cuál cree que es el origen de la homofobia?

Es algo social, derivado de la educación y de los valores de una sociedad machista.
Es algo genético, es inevitable.
No tiene origen, es algo natural.

¿Crees que los homófobos deberían tener derecho a ser padres o a adoptar niños?

No, dañarían gravemente el desarrollo afectivo y la salud mental del hijo.
Quizá.
Pues claro, si no nos saldrían todos los hijos maricones.

¿Cree que la homofobia es un desorden moral, un pecado, una aberración?

Sí.
No sé.
No es pecado, es algo bueno, lo dice la Iglesia.

¿Cómo crees que deberían ser tratadas las personas homófobas?

Deberían ayudarles con campañas educativas y apoyo psicológico.
No sé.
Deberían darles un premio por mantener limpia España.

¿Crees que la homofobia está relacionada con el racismo, la xenofobia o el machismo?

Sí.
Quizá.
No sé qué es eso del racismo, no entiendo la pregunta.

¿Se considera usted homófobo?

No.
No, yo comprendo y tolero a los homosexuales, son muy sensibles.
La homofobia no existe, eso son cosas de maricones.

¿Cree que la homofobia ha aumentado en los últimos años en nuestro país?

Sí.
No sé.
Lo que ha aumentado es el número de moros, chinos y maricones.

¿Qué le parece que el código penal considere la homofobia un delito?

Bien, es un avance de los derechos civiles.
No sé.
Muy mal, con Franco no pasaba eso.

¿Cree que debería haber campañas en las escuelas para combatir la homofobia?

Sí, sería muy útil.
No sé.
¡Es que vienen y nos quitan el trabajo a los españoles!

¿Cree que el gobierno está haciendo una buena labor en la lucha contra la homofobia?

No, no tiene ninguna iniciativa.
No sé.
Lo que tienen que hacer es proteger a nuestros hijos de tanto maricón.

¿Crees que habría que exterminar a los gays, a las lesbianas y a los farmacéuticos?

No.
No creo.
¿Por qué a los farmacéuticos?




¿Cree que en los medios de comunicación se informa suficientemente de los ataques homófobos?

No, apenas se mencionan.
No sé.
Eso son mariconadas que no interesan a nadie.


SOLUCIÓN:


Si la mayoría de tus respuestas son A, no eres una persona homófoba, o sí lo eres pero sabes mentir en las encuestas para quedar bien.

Si la mayoría de tus respuestas son C, está claro que eres un homófobo de tomo y lomo y que no tienes remedio.

Si la mayoría de tus respuestas son B, eres el peor de los tres, porque eres homófobo y no eres consciente de ello. Tu silencio y tu pasividad suponen una forma de complicidad con la homofobia.




Encuesta diseñada por Javier Sáez, sociólogo.